Jürgen Skupniewski-Fernandez

El pentagrama Indio - 5

El opresivo aire húmedo se había calmado un poco y una ligera brisa trajo un alivio tranquilizador. Hace sólo unas semanas, un fuerte ciclón pasó por las costas de Mauricio y trajo consigo mucha lluvia, cosa que también influyó en la alta humedad.

El extenso bungalow de una planta de la comisaría de Abercrombie estaba cubierto por un tejado a cuatro aguas hecho de pizarra gris azulado. Las altas ventanas de marco blanco se destacaban contra el ladrillo gris. Un porche, sostenido por pilares redondos de madera, cubría la entrada principal. La galería de madera circundante en el primer piso enfatizó la típica arquitectura del siglo XIX. Detrás del histórico edificio de ladrillos había dos poderosos y sombreados árboles de Kapok. Un criollo con pantalones cortos limpió el porche de enfrente del edificio con una fregona, sin estar exhausto, mientras fumaba un cigarrillo con aderezo. Un coche azul oscuro de la tripulación estaba aparcado a la derecha delante del edificio. Cuatro policías se apoyaron al vehículo y mantuvieron una animada conversación.

El guardia de acompañante abrió la puerta del coche para Maurice y señaló la entrada principal. Saludó a los cuatro policías y les llamó por un nombre. El oficial se acercó a ellos.

"Mi colega le acompañará ahora a la oficina del Inspector en Jefe Francis Laurent, Monsieur Bertram"

"Bonjour Monsieur. Por favor, síganme. “.

Maurice cabeceó y lo siguió hasta el edificio de la policía. Desde una sala de interrogatorios, oyeron los insultos gritos de una mujer. Le dijo en voz alta al oficial que la interrogó sobre sus experiencias de hace dos días. Te guste o no, era tan elocuente que todos se vieron obligados a escuchar.

Se le pidió a Maurice que se sentara; el Inspector Jefe iba a ocuparse de él en unos minutos. La puerta de la sala de interrogatorios estaba abierta y desde su asiento podía ver a una mujer criolla, de unos cincuenta años, gesticulando y con los brazos girando, enviando una avalancha de protestas al oficial de policía.

"Por favor, cálmese, Sra. Maroum, y siéntese un momento. Puedes contármelo todo tranquilamente.Por favor, ven y toma un vaso de agua primero", trató de tranquilizarse.

"Pero no quiero calmarme", gritó violentamente y finalmente se sentó en la silla frente al escritorio. Vivía en Vallée-des-Prêtres; soltera y agradecida cuando la ayuda estaba a mano. El policía de la calle, que patrullaba regularmente el barrio, siempre había sido muy servicial.

"Bueno, le pedí que revisara mi puerta. La humedad probablemente había deformado el marco", dijo con una mirada autorreprochada.

"Hace dos días vino por la tarde, después de la hora de su trabajo. No me sentía bien esa noche, pero tampoco quería prescindir de su ayuda. “.

Luego la Sra. Maroum se volvió más fuerte y animada de nuevo. "Él era de la opinión de que yo sufría de presión arterial alta. Hizo un curso de "primeros auxilios". Debería sentarme en la cama. Luego me tomó la mano y me tomó el pulso. De repente, sus manos estaban amasando mis pechos, porque en su opinión, se puede sentir el pulso mucho mejor en los pechos. No sabía lo que me estaba pasando", gritó.

"Allí estaba parado frente a mí en sus calzoncillos. Me defendí lo mejor que pude. Me sentí usado, luego tuve que aguantar todo, para bien o para mal. En la terraza sacó su aparato y orinó en mi hermosa palma de yuca, ¡el puerco! “.

El oficial de interrogación se levantó y cerró la puerta de la sala de interrogatorios.

El Inspector Laurent salió de su oficina, que estaba al final del largo pasillo, y se acercó a Maurice.

"¿Monsieur Bertram?"

"Sí, soy yo". Se levantó de su silla.

"Inspector Jefe Francis Laurent. Siento haberle hecho esperar. Por favor, ven conmigo a mi oficina".

Maurice siguió al inspector a la oficina y se sentó en una de las sillas libres frente al escritorio colgante. Fue agradablemente fresco en la oficina.

 

Diesen Beitrag empfehlen:

Mit eigenem Mail-Programm empfehlen

 

Die Rechte und die Verantwortlichkeit für diesen Beitrag liegen beim Autor (Jürgen Skupniewski-Fernandez).
Der Beitrag wurde von Jürgen Skupniewski-Fernandez auf e-Stories.de eingesendet.
Die Betreiber von e-Stories.de übernehmen keine Haftung für den Beitrag oder vom Autoren verlinkte Inhalte.
Veröffentlicht auf e-Stories.de am 07.11.2020. - Infos zum Urheberrecht / Haftungsausschluss (Disclaimer).

 

Der Autor:

  • Autorensteckbrief
  • juergen_s_fyahoo.de (Spam-Schutz - Bitte eMail-Adresse per Hand eintippen!)

  Jürgen Skupniewski-Fernandez als Lieblingsautor markieren

Buch von Jürgen Skupniewski-Fernandez:

cover

Emotionale Welten von Jürgen Skupniewski-Fernandez



In den Gedichten hat der Autor das lyrische "Ich" durch ein vorwiegendes lyrisches "Du" bzw. "Wir" ersetzt, was eine kollektive Nähe zum Geschehenen hervorruft.
Die sehr eindrücklichen Beschreibungen leben von den vielen Metaphern und Vergleichen.
Eine klare und leicht verständliche Sprache sowie wohlgeformte Reime ermöglichen dem Leser einen guten Zugang zu den Gedichten.
Etwas für Lyrik-Liebhaber und jene, die gerne über das Leben philosophieren. Eine kleine poetische Reise, die den Leser zum Verweilen und zum Nachdenken über den Sinn des Lebens einlädt.

Möchtest Du Dein eigenes Buch hier vorstellen?
Weitere Infos!

Leserkommentare (0)


Deine Meinung:

Deine Meinung ist uns und den Autoren wichtig!
Diese sollte jedoch sachlich sein und nicht die Autoren persönlich beleidigen. Wir behalten uns das Recht vor diese Einträge zu löschen!

Dein Kommentar erscheint öffentlich auf der Homepage - Für private Kommentare sende eine Mail an den Autoren!

Navigation

Vorheriger Titel Nächster Titel

Beschwerde an die Redaktion

Autor: Änderungen kannst Du im Mitgliedsbereich vornehmen!

Mehr aus der Kategorie "Crime" (Spanische Kurzgeschichten)

Weitere Beiträge von Jürgen Skupniewski-Fernandez

Hat Dir dieser Beitrag gefallen?
Dann schau Dir doch mal diese Vorschläge an:

Le pentacle indien/ 4ème partie - Jürgen Skupniewski-Fernandez (Crime)
El Tercer Secreto - Mercedes Torija Maíllo (Science-Fiction)